Cartelera La princesa prometida
::La princesa prometida
Guia vocacional para adolescentes (118KB)
Título original: The Princess Bride (1987)
Director: Rob Reiner
Temas vocacionales: Amor, fielidad, grupo, cualidades personales, perseverancia

1.Ficha técncica

Año: 1987
Dirección: Rob Reiner
Intérpretes: Cary Elwes, Robin Wright Penn, Mandy Patinkin, Chris Sarandon, Wallace Shawn, André the Giant, Fred Savage, Peter Falk, Billy Crystal
Guión: William Goldman
Música: Willy De Ville, Mark Knopfler
Fotografía: Adrian Biddle
Duración: 93 min.
Género: Aventuras


2.Sinopsis

En una estupenda tarde de sábado, el peor día para estar en la cama, un niño con un gran catarro intenta distraerse con un nuevo videojuego, pero las cosas se ponen difíciles, llega su abuelo, cree que el niño está deprimido a causa de su catarro, e insiste en levantarle la moral con un antiguo libro reliquia de la familia... “The Princess Bride”. El nieto se muestra escéptico ante la idea, odia los libros, peor el abuelo le promete una historia emocionante... “Luchas a espada, torturas y venganzas. Hombres malos y hombres buenos, piratas y bellas princesas. Monstruos de todas las clases y tamaños. Milagros y amor verdadero”. El chico, sólo por complacer a su abuelo acepta oír algunas páginas... Estamos en un fantástico mundo medieval. La tierra de Florín.

3.¿Porqué "La princesa prometida" es una película vocacional? Apuntes para el animador

La princesa prometida” es un cuento clásico considerado que mucha gente considera como la película de su vida. Y no es precisamente por ser una obra de arte sino por su historia simple, unahistoria de esgrima, combates, torturas, venganzas, gigantes, milagros, persecuciones, fugas, amor verdadero, milagros... Por todo ello, esta propuesta de Rob Reiner nos puede ayudar a presentar entre los más jóvenes algunos elementos vocacionales.

Conviene recordar que se trata de una historia dentro de otra historia. Es decir, nos encontramos con un abuelo que narra un cuento su nieto enfermo. Y así nos metemos de lleno en el cuento. Aunque el niño se muestra receloso ante una historia de “amor verdadero”, aunque no se interesa por los besos… poco a poco se va enganchando y sintiéndose más implicado en la narración. Sirva este apunte para invitar a redescubrir el valor de la fantasía y los cuentos, así como la necesidad de volvernos a narrar.

Como el abuelo dice, esta historia es la historia de “un amor verdadero” entre Westley y Buttercup. Al principio, ante los deseos y peticiones de ella, él siempre respondía con un “como desees” que era otra manera de decir “te quiero”. El amor no es por tanto algo egoísta, sino que se da al otro y se pone a su servicio buscando siempre su bien. Es un amor que piensa antes en el otro que en uno mismo.
Y aunque Westley y Buttercup se tienen que separar, ese amor verdadero será la garantía de su reencuentro. Como dice Westley “volveré porque nos amamos, ¿crees que eso ocurre todos los días?”. Pues parece que no.

Este amor verdadero es por ello fidelidad. Una fidelidad que en el caso de Buttercup va más allá de la muerte. Cuando se entera que Westley ha muerto a manos del pirata Roberts, dice que no volverá a amar a nadie. Y más tarde, ante la inminente boda con el malvado príncipe, tendrá la certeza de que él va a volver. Y en el caso del Westley, cuando lo ha matado el príncipe con su máquina, y el brujo le preguntará qué tiene que merezca la pena vivir, su respuesta será precisamente: “el amor verdadero”. El amor verdadero devuelve la vida.

Si nos fijamos en las cualidades de Westley nos daremos cuenta que es capaz de vencer la agilidad del espadachín, la fuerza del gigante y la inteligencia del siciliano. Sin embargo el rescate de la princesa será una obra hecha en equipo. El gigante y Montolla, el espadachín español, le ayudarán porque Westley es incapaz de moverse, sólo puede aportar su creatividad y su inteligencia. Necesita la ayuda de los otros.
Otro elemento que nos aportan las películas de aventuras es la superación de las dificultades, la perseverancia y la lucha del bien contra el mal… En cierta manera, todos son elementos vocacionales, porque descubrir la vocación es también superar las dificultades del entorno y las contradicciones personales, por ello se requiere perseverancia para no caer en el desánimo.

Un aspecto que conviene aclarar es la motivación de Íñigo Montolla. Durante veinte años no ha buscado otra cosa que la venganza de la muerte de su padre. No ha hecho otra cosa que prepararse para ello. La venganza no es una actitud cristiana. Sin embargo cuando ha conseguido su propósito Montolla no sabe qué hacer, se encuentra vacío. La venganza, en definitiva, no le ha servido para nada.

En resumen, “La princesa prometida” nos ayuda debatir sobre el amor como motor de la vida, pero no cualquiera, sino “el amor verdadero”. ¿Qué es lo que entendemos por ello? Descubrimos también los valores de la fidelidad, la perseverancia, la necesidad del grupo y los dones y cualidades que tenemos para salir adelante.

4.Materiales para trabajar la película

4.1.Ver y analizar

  • ¿Cuáles son las cualidades de Westley?
  • ¿Cómo es capaz de reconocer Buttercup a Westly?
  • ¿Qué aporta cada uno de los tres protagonistas (el gigante, Íñigo Montolla y Westley) a la liberación de la princesa?
  • ¿Qué es lo que mantiene viva la esperanza de la Buttercup?
  • ¿Qué es lo que hace a Westly capaz de superar todas las dificultades?
4.2.Nos interpela
  • ¿Qué es el amor verdadero? ¿Existe realmente?
  • ¿Cómo cambiaría tu vida si cuando te piden un favor siempre contestases “como desees”? ¿Te sientes capaz?
  • ¿Qué tienes que merezca la pena vivir?
  • ¿Quiénes te apoyan en tu vida para que puedas llegar a ser alguien?
  • ¿Cuáles son los dones y cualidades que tienes?
  • ¿Qué haces cuando te desanimas ante las dificultades?
  • ¿Qué te dice Dios a través de esta película?
4.3.Oramos

- Canto apropiado y conocido por todos

- Oración: COMPAÑERO DE CAMINO

Señor Jesús, compañero de camino:
durante tu vida no fuiste insensible
ante las necesidades y preocupaciones
de los hombres, tus hermanos.
Para los pobres y los débiles
eran tus mejores detalles.

Queremos amar como tú
a aquellos que nadie ama,
a los solos y a los tristes,
a los desanimados,
a los que casi todo les sale mal.

Queremos tener presentes a los que sufren
porque tienen hambre,
porque son explotados por los poderosos
o porque son tan pobres
que sólo piensan en sí mismos.

Danos, amigo Jesús, ojos abiertos
y manos dispuestas para ver las necesidades
y ayudar a cuantos nos necesiten.

- Palabra de Dios Jn 15, 12- 16

- Momento para reflexionar en silencio la Palabra de Dios a la luz de lo visto en la película

- AMAR A TODOS
Señor, enséñanos,
a no amarnos a nosotros mismos,
a no amar solamente a nuestros amigos,
a no amar sólo a aquellos que nos aman.
Enséñanos a pensar en los otros
y a amar, sobre todo, a aquellos
a quienes nadie ama.
Concédenos la gracia de comprender que,
mientras nosotros vivimos una vida demasiado feliz,
hay millones de seres humanos,
que son también tus hijos y hermanos nuestros,
que mueren de hambre,
que mueren de frío,
sin haber merecido morir de frío…
Señor, ten piedad de todos
los pobres del mundo.
Y no permitas, Señor,
que nosotros vivamos felices en solitario.
Haznos sentir la angustia
de la miseria universal,
y líbranos de nuestro egoísmo. Amén.
(R.Follerau)


- Padrenuestro

Preparado por Carlos Comendador Arquero

Volver arriba
EditRegion1

:: El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, está llamado constitutivamente a la paz y a la armonía con Dios, con los demás hombres, consigo mismo y con toda la creación. El CINE puede hacerse intérprete de esta inclinación natural, y transformarse en ámbito de reflexión, de promoción de valores y de invitación al diálogo y a la comunión.

:: El CINE puede contribuir a acercar a personas distantes, reconciliar a enemigos, y favorecer un diálogo más respetuoso y fecundo entre culturas diversas, señalando el camino de una solidaridad creíble y duradera, presupuesto indispensable para un mundo de paz. ¡Sabemos cuánta necesidad de paz tiene el hombre para ser verdadero artista y realizar un verdadero CINE! (JUAN PABLO II)